Desmitificando la motivación: un how-to para lograrla

Pasos que nos ayudarán a motivar a nuestros estudiantes e hijos

jueves, 13 de mayo de 2021
Cuando inició el 2020, ninguno de nosotros se imaginó que sería un año tan retador para el mundo y para cada una de nuestras vidas y realidades; muchos paradigmas y roles tradicionales tuvieron que adaptarse a la par de las nuevas problemáticas que la pandemia trajo a nuestras vidas.  Muchos han sido los cambios, y la transición de la educación convencional a la online no se quedó atrás: profesores, estudiantes y padres hemos sufrido por igual lo que este cambio significó para cada uno de nosotros.

La vida diaria y sus dificultades normales conjugadas, además, con todos los cambios y retos que trajo la cuarentena nos ha dejado a muchos sin motivación, con dificultades para aprender bajo la modalidad online y casi en blanco al momento de buscar ideas para dinamizar nuestras clases o ayudar a nuestros hijos. La interrogante de la motivación y cómo sostenerla en el tiempo no es un problema nuevo, empero, cada vez más padres y profesores se preguntan cómo mejorarla o producirla en sus estudiantes o hijos para impulsarlos a aprender mejor, adaptarse a la vida en pandemia y ayudarles a ser más autónomos.

Aunque la motivación nos parece a veces un concepto incierto y subjetivo, la verdad es que en el ámbito educativo ésta es una ciencia a la que se la ha estudiado con ahínco durante la última década. De esos estudios se desprenden muchos métodos medibles y comprobados para aumentar la motivación y autosuficiencia en nuestros estudiantes e hijos. Entonces, ¿cómo podemos motivar desde nuestro rol? Pues, unos sencillos pasos nos ayudarán:
  • Proporcionar justificaciones significativas en las actividades diarias: explicar a nuestros estudiantes e hijos la razón por la cual una actividad específica puede ser beneficiosa en su proceso de aprendizaje facilita la internalización de la actividad, produciendo a su vez que el esfuerzo autónomo se incremente naturalmente.
  • Reconocer las emociones negativas asociadas a las actividades diarias: aceptar y vocalizar que los sentimientos negativos que surgen en nuestros estudiantes e hijos debido a tareas en el aula o dentro de casa que pueden ser arduas les da legitimidad e importancia a sus necesidades individuales. Es importante otorgarles un espacio donde este sentimiento se puede expresar y validar con libertad.
  • Evitar el lenguaje controlador: optar por un discurso que desecha la coerción y la presión en el rol del docente o padre proporciona flexibilidad en el entorno de aprendizaje o desarrollo.
  • Ofrecer opciones: proveer opciones y posibilidades de toma de decisiones alienta la proactividad y autonomía.
Todas estas medidas tienen en común el factor de que nuestra posición como adultos, ya sea de padre o de docente, debe ceder espacios para validar las opiniones y sentires de nuestros estudiantes o hijos. Asumir nuestro rol desde el autoritarismo y la jerarquía en la que nos criaron fomenta un ambiente que no es motivador y que, peor aún, no alienta la autonomía. Entendamos la motivación ya no más como una meta inalcanzable en las aulas o en casa sino más bien como un entorno en el que, si asumimos el rol adecuado, podemos fomentar la autodeterminación de niños y adultos por igual.

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.